El tratamiento típico de la neuropatía periférica puede ser peligroso