Diabetes tipo 2: los cambios en los niveles de azúcar en sangre pueden provocar una neuropatía periférica dolorosa